Avisar de contenido inadecuado

Cuento en NANINACHI

7/10/2010

Detente

No te muevas tan rápido, me canso, no puedo seguir tu ritmo. Dame un respiro, creo que me ahogo y caigo aquí mismo.

Déjame bajarme, me llevas a toda. No hace nada estaba jugando en el terrario de aquel colegio tan humillante y ahora escribo palabras acumuladas en mis dedos. Tú vas rodando, te mueves tan aprisa que los días se me agolpan, me destruyes, ¿lo sabías?

Giras, giras, me mareas, en...

22/12/2007

La ropa sucia

La calmada ciudad de Littletown nunca había visto un par de forasteros tan extraños: una mujer corta, no solo de estatura, sino también de palabras, con ojos azules profundos, y un hombre completamente opuesto a esta mujer: alto, grueso como un mastodonte y con ojos que no revelarían nunca nada. Pero eso no era lo más extraño de los extranjeros: su vestimenta era, aunque abandonada, bastante...

29/11/2007

El Duelo

No siempre esperamos la muerte, pero llega; no solo la muerte física o espiritual, a veces, la de un simple sentimiento o una simple emoción. Nos aferramos pensando que nos acompañará hasta el cadalso y ese es el error más grande que podemos cometer.

Vivimos invocando nuestra propia muerte, vivimos cada día como si fuese el último, y derrochamos sentimientos sin escatimar, hasta agotarlos....

25/11/2007

Eutanasia

Me ahogo, en este momento comienzo a sentir como mis pulmones dejan de funcionar.  Llega a mi la asfixia todo se colapsa y pronto descubriré que hay mas allá.

No veo luces, ni túneles, ni trenes, no veo nada y sin embargo siento esta claridad, esta paz tan desesperante que me impulsa a gritar.

Lo he decidido: cuando tenga en frente a Dios, y se que lo tendré, deberá explicarme tantas cosas...

25/11/2007

Todos vivimos nuestro propio infierno mientras buscamos nuestro paraíso.

Todos vivimos nuestro propio infierno mientras buscamos nuestro paraíso.

Esa incesante prisa por buscar, sin éxito, una explicación para todo me encontré con esta conclusión, a veces cuando veo el infierno ajeno me detengo y el mío parece miserable al lado del de cualquier vecino.  Supongo que lo mismo les pasara a los vecinos.

Vivo un buen infierno, con ínfulas de purgatorio. Mis...

11/11/2007

Perdida en el Tropico

PERDIDA EN EL TROPICO  

¿Como llega una princesa a perderse en el trópico? Esa es la pregunta de todos nosotros cuando conocemos a Fiona Stranhalen, pero cuando en su español perfecto comienza a contar su historia de cuna y nobleza entiende uno que ella no esta perdida, esta sumergida en este paraíso que ante sus ojos es Cartagena.

Su reino sumido en una monotonía absurda basada en la...

7/11/2007

Anibal y yo

Aníbal habla con voz pausada y tan calmada que podría tardar horas en pedir un simple "expresso con dos de azúcar y sin crema"; su tez blanca, reluciente, y  su forma de vestir impecable, dan a entender que trabaja como un alto ejecutivo o como cajero en un banco; esto se sustenta también por su prisa al caminar, tan contrastante con su voz, aunque en realidad Aníbal no trabaja; es uno más de...

4/09/2007

A Veces Quisiera Escapar, Pero Contigo...

A Veces Quisiera Escapar, Pero Contigo... 

Esas historias de "Érase una vez", nunca han sido mi estilo; si voy a contar un cuento, quiero que empiece de manera diferente: qué tal... 

— ¿Por qué lloras? 

—Porque estoy sola y no puedo regresar a casa... 

—Pero aquí hay mucha gente 

—Pero ninguno conoce el camino a mi casa 

—Y ¿dónde queda tu casa? 

—Por allí, yo sé llegar, pero hay un...

12/08/2007

Me ocupan mis sueños

No solo los de un futuro mejor, también los producidos por mi amacize con Morfeo (porque eso no es dormir, es amacizarce).  Esos me ocupan mas a la hora de querer interpretarlos, el otro día el protagonista de esos sueños fue mi tío Artur, fue feo el sueño, desperté triste, luego comprendí que lo feo del sueño no era el aspecto de mi tío en él (algo cadavérico), sino la ausencia de mi tío...

12/08/2007

Y... Si se acordo de mi

No puedo ser tampoco tan injusta con el objeto de mis desgracias, El Destino, si se ha acordado de mi, no se si como parte de sus mofas matutinas.

 Él esta conmigo, es mi amante taciturno y febril; me enseña a dudar, a olvidar pero sobretodo a continuar creyendo, no exactamente en él, creo en lo que me rodea: En todo lo que se hace real a los sentidos y las emociones.

 Pero como este no es...