Avisar de contenido inadecuado

Él y Tú (Y yo)

{
}

Él tomará tu mano y querrá entrelazar sus dedos con los tuyos sin saber que esos deditos como butifarritas, gorditos y heredados de papá, no soportan la sensación de entrelazarse con otros. Pero le dejarás hacerlo. Estás enamorada.

Tomaréis el Metro para llegar al cine, veréis una peli de esas de acción y tiros, aunque tú preferirías ver una de princesas y cuentos de hadas.

En el Metro os sentaréis el uno al lado del otro y en el reflejo de la ventana os miraréis. Él verá tus ojos azules iluminarlo todo, y tú verás sus castaños ojos mirar alrededor para disimular que te miraba. Seguiréis, estación por estación, detallando a través de los oscuros túneles, el uno al otro. Él mirará tus largos, rojizos y rizados cabellos y tú no verás más que un matojo de pelo mal cortado y con gomina suficiente para crear la estatua de gel más grande del universo. Pasarán los minutos, y él vera tu pequeña nariz como una media bolita con dos huequitos. Es tan minúscula que tenían que atarte las gafas antes que decidieses, vanidosa, operarte. Notará que aquella minúscula nariz hace juego con tus mínimas orejas. Él, sin embargo, podría servirle de doble a “Dumbo”  en las escenas peligrosas de vuelo y esas cosas. Las estaciones irán sucediendo y él seguirá detallándote,  y encontrará tu hermoso cuerpo, redondo y curvilíneo. Tú estarás enredada en tus fantasías y no objetarás su común y corriente ser.

Llegaréis a la estación indicada, Urgell, caminaréis por la Gran Vía hasta el cine club Aribau, compraréis las entradas, tomaréis refrescos de cola y palomitas. Se te antojará un chocolate, unas patatas fritas grandes y hasta un Frankfurt, pero te conformarás con el refresco y las palomitas compartidas. Veréis una peli en 3D, “AVATAR”, que trata de indios y colonos. No la entenderás  bien, solo alcanzarás a comprender la bonita historia de amor que aparece en el film. Te sentirás identificada, eres una mujer azul y él un hombre blanco, estáis en mundos diferentes y aunque en la pantalla todo parece resolverse; la realidad es otra.

Sin embargo aquí estaré, esperando a que regreses, a que me lo cuentes todo, a que duermas con el móvil debajo de la almohada esperando esa llamada. Esperando los nuevos jueguitos para tu ordenador que semanalmente él te trae. Aquí estaré para animarte. Aquí estaré para que en tu mundo todo sea bonito y en el mío tú seas lo más importante. Estaré porque eres mi hermana favorita, la única que tengo, y la mejor que pueda haber. Aquí estaré aunque él, a través de los cristales del Metro, no haya visto más que una niña Down enamorada de él… y tú al objeto de tu amor.

{
}
{
}

Deja tu comentario Él y Tú (Y yo)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre