Avisar de contenido inadecuado

Detente

{
}

No te muevas tan rápido, me canso, no puedo seguir tu ritmo. Dame un respiro, creo que me ahogo y caigo aquí mismo.

Déjame bajarme, me llevas a toda. No hace nada estaba jugando en el terrario de aquel colegio tan humillante y ahora escribo palabras acumuladas en mis dedos. Tú vas rodando, te mueves tan aprisa que los días se me agolpan, me destruyes, ¿lo sabías?

Giras, giras, me mareas, en un momento hago planes y las fechas me vencen, sonrío, río, saco carcajadas de mi tórax y tú das una vuelta… y ahora tengo que llorar.

Veo cadáveres flotando mientras lavo mis pies en el río. Me sorprende la corriente de ese río, me hipnotiza… soy incapaz de levantar la mirada y ver mi reflejo, amplio, dulce, luminoso. He dejado mi brillo de lado y tú no te has detenido.

Calma, no corras, vas muy aprisa. Mis días son años y mis años no llegarán a ser un siglo. Se me acaba, te me acabas, te gastas.

Yo me bajo aquí, tú recorre tu órbita, rueda sobre ti misma, no eres más que una egocéntrica, que desprecias al sol que te dio la vida. La vida que no adquiriste al nacer, la vida que te di yo al existir. Muere, que tú también te gastas, invencible, y muy poco a poco.

 

{
}
{
}

Comentarios Detente

Me encanta que estés escribiendo de nuevo. Muak!
David David 07/10/2010 a las 20:47

Deja tu comentario Detente

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre